Aerófonos líticos precolombinos

Flautas de piedra del territorio mapuche

Fuente: Museo de Historia Natural de Concepción

A continuación, se presentan las imágenes de algunas de las piezas estudiadas. Se trata de un conjunto heterogéneo, cuyas características organológicas se cruzan en muchos casos con los tipos morfológicos, dificultando su categorización. Por otra parte, la materialidad de estas flautas ha permitido realizar una experimentación sonora que ofrece nuevos parámetros para la investigación, acercando el conjunto a tradiciones sonoras aun vigentes en la región, como los bailes de chinos de la zona central y la música mapuche.

Recursos adicionales

Pivulka ornitomorfa

Pivulka ornitomorfa

Pivulka ornitomorfa, vista frontal. Piedra tallada. Piedra tallada. Museo de Historia Natural de Concepción. Colección Stom. N° inv. 49.0009. Fotógrafo: Darío Tapia.

Su característico “rostro” (que recuerda al de la lechuza blanca), puede encontrarse en toda el área meridional andina y parece estar relacionado con el sonido que es capaz de producir, al cual hemos llamado “timbre ornitofónico”. Pieza procedente de Tirúa (Pérez de Arce, 2007, p. 204).

Detalle del botón de digitación

Detalle del botón de digitación

Pivulka ornitomorfa, vista posterior. Piedra tallada. Museo de Historia Natural de Concepción. Colección Stom. N° inv. 49.0009. Fotógrafo: Darío Tapia.

Como se puede apreciar, esta pivulka presenta un particular “botón de digitación” como continuación del agujero, emparentando su morfología con las kitras de los andes meridionales

Detalle del tubo cónico

Detalle del tubo cónico

Pivulka ornitomorfa, vista superior. Piedra tallada. Museo de Historia Natural de Concepción. Colección Stom. N° inv. 49.0009. Fotógrafo: Darío Tapia.

El tubo cónico, permite efectuar sonidos que varían al cambiar el ángulo de soplido y podría tratarse de una característica organológica local más antigua que el tubo cilíndrico.

Piloilo doble

Piloilo doble

Piloilo doble, perfil. Contulmo. Piedra talladaMuseo de Historia Natural de Concepción. Colección Chile Centro Sur. N° inv. 3.0430. Fotógrafo: Darío Tapia.

La familia de los piloilos aun puede encontrarse en territorio mapuche, principalmente en el área huilliche y al sur del puelmapu. Conocido también como piloloi, permite emitir un tipo de timbre ornitofónico al tocarse “de corrido” esto es, a modo de afilador de cuchillos. Fotógrafo: Darío Tapia.

Detalle de la embocadura

Detalle de la embocadura

Piloilo doble, vista de una de sus embocaduras. Contulmo. Piedra tallada. Museo de Historia Natural de ConcepciónColección Chile Centro Sur. N° inv. 3.0430. Fotógrafo: Darío Tapia.

Procedente de Contulmo, ésta pieza es única dentro del conjunto dado que conjuga dos instrumentos en uno solo. Su embocadura de forma “semilunar” permite un tañido continuo, de lado a lado.

Piloilo de cuatro tubos

Piloilo de cuatro tubos

Piloilo de cuatro tubos, vista superior. Piedra tallada. Museo de Historia Natural de Concepción. Colección Chile Centro Sur. N° inv. 3.0343. Fotógrafo: Darío Tapia.

Al contrario de la pieza anterior, este piloilo presenta tubos cilíndricos y de mayor longitud, los cuales pueden ejecutarse uno a uno o de manera continua, pasando en un solo soplido por todos los tubos. Ésta última parece, ser la forma tradicional de tañido para el piloilo.

Piloilo de dos tubos abiertos

Piloilo de dos tubos abiertos

Piloilo de dos tubos abiertos. Vista frontal. Piedra tallada. Museo de Historia Natural de Concepción. Colección Chile Centro Sur. N° inv. 3.0443. Fotógrafo: Darío Tapia.

Su morfología única de estructura cúbica y cuya base se va afilando, parece indicar una confección particular para cada piedra por parte del usuario. Este hecho caracteriza a una gran parte del conjunto de flautas de piedra del wallmapu, las cuales presentan formas diversas que en muchos casos, aluden a la naturaleza.

Piloilo. Detalle del tubo abierto

Piloilo. Detalle del tubo abierto

Piloilo. Vista inferior. Piedra tallada. Museo de Historia Natural de Concepción. Colección Chile Centro Sur. N° inv. 3.0443. Fotógrafo: Darío Tapia.

La particularidad de este piloilo son sus tubos abiertos, los cuales sin embargo, sólo pueden ser ejecutados al tapar esta abertura basal. Una opción es utilizar la misma mano que sujeta como base.

Piloilo de dos tubos

Piloilo de dos tubos

Piloilo de dos tubos. Pichipellahuen. Piedra tallada. Museo de Historia Natural de Concepción. Colección Héctor Sanhueza Torrealba. N° 47.0324. Fotógrafo: Darío Tapia.

Este tipo de piloilo, parece juntar dos pifilkas en una sola, abreviando en un solo usuario la ejecución pregunta/respuesta.

Piloilo de dos tubos

Piloilo de dos tubos

Piloilo de dos tubos. Vista oblicua. Pichipellahuen. Piedra tallada. Museo de Historia Natural de Concepción. Colección Héctor Sanhueza Torrealba. N° 47.0324. Fotógrafo: Darío Tapia.

Su perfil característico con doble asa lateral en el tercio superior, es común en toda el área meridional andina y se encuentra aún vigente en territorio mapuche.

Detalle de la embocadura

Detalle de la embocadura

Piloilo de dos tubos. Embocadura y tubos, vista superior. Pichipellahuen. Piedra tallada. Museo de Historia Natural de Concepción. Colección Héctor Sanhueza Torrealba. N° 47.0324. Fotógrafo: Darío Tapia.

Sus tubos cónicos y alargados requieren de bastante presión en el soplido, produciéndose un sonido seco y agudo, el cual ha sido ejecutado teniendo como referencia el uso de las pifilkas mapuche.

“Catarra” lítica con agujero de digitación

“Catarra” lítica con agujero de digitación

“Catarra” con agujero de digitación​, vista oblicua superior. Pichipellahuen. Piedra talladaMuseo de Historia Natural de Concepción. Colección Héctor Sanhueza Torrealba. N° inv. 47.0325. Fotógrafo: Darío Tapia.

Las “catarras” líticas del conjunto -llamadas también “pifilkas” en la categorización de flautas de piedra (Pérez de Arce, 2007)- poseen una particularidad sonora; un timbre “acatarrado” que les da su nombre tradicional y que es producido gracias al tubo complejo, tecnología andina precolombina que emparenta a esta familia con las acutales “flautas de chinos” de la zona central.

 Catarra. Detalle del agujero de digitación

Catarra. Detalle del agujero de digitación

Catarra, vista frontal. Detalle del agujero de digitación. Museo de Historia Natural de Concepción. Colección Héctor Sanhueza Torrealba. N° inv. 47.0325.  Fotógrafo: Darío Tapia.

Por otra parte, esta pieza (junto a otra de la muestra) presenta una organología mixta; un tubo complejo, propio de la “catarra” y un agujero de digitación que la caracteriza como “pivulka” dentro del conjunto. Dadas sus posibilidades de uso, se ha optado por privilegiar la naturaleza del tubo como criterio para su categorización.

“Catarra” lítica con agujero de digitación

“Catarra” lítica con agujero de digitación

Catarra, vista anterior. Detalle del agujero de digitación. Loncoyanco. Museo de Historia Natural de Concepción. Colección Héctor Sanhueza Torrealba. N° 47.0323. Fotógrafo: Darío Tapia.

Al igual que la pieza anterior, su organología mixta muestra un cruce entre la tradición andina del tubo complejo, con el aguejro de digitación, propio de las flautas de piedra del territorio mapuche.

Catarra

Catarra

Catarra lítica, dimensiones. Vista posterior.  Loncoyanco. Piedra tallada. Museo de Historia Natural de Concepción. Colección Héctor Sanhueza Torrealba. N° 47.0323. Fotógrafo: Darío Tapia.

Como puede apreciarse, se trata de una pieza diminuta, cuya confección debió realizarse de manera muy meticulosa. Su tubo complejo, recorre casi toda la longitud de la pieza.

Pivulka

Pivulka

Pivulka pequeña, vista superior. Contulmo. Piedra tallada. Museo de Historia Natural de Concepción. Colección Héctor Sanhueza Torrealba. N° 47.0328. Fotógrafo: Darío Tapia.

Esta hermosa pivulka presenta un perfil “acocagua” típico de flautas precolombinas de la zona central (Pérez de Arce, 2007). Su tubo abarca casi toda la longitud de la pieza y sus huellas de desgaste parecen indicar un uso prolongado.

Pivulka

Pivulka

Pivulka pequeña, vista anterior. Contulmo. Piedra tallada. Museo de Historia Natural de Concepción. Colección Héctor Sanhueza Torrealba. N° 47.0328. Fotógrafo: Darío Tapia.

Se trata de la pieza más pequeña de toda la muestra (5 cm.) y presenta dos líneas transversales (una cerca de la base y la otra cerca de la embocadura) unidas por otras dos en forma de cruz, indicando probablemente un tipo de amarra que la completaba en su contexto. El sonido de esta pieza es estridente y su agujero de digitación permite generar un tipo de timbre ornitofónico.

Materias: Música - Pueblos originarios
Palabras Clave: Aerófonos líticos - wallmapu - Acustemología - Itxofilmogen
readspeaker