Pasar al contenido principal

Destellos al atardecer: luciérnagas en el Gran Concepción

Destellos al atardecer: luciérnagas en el Gran Concepción

Publicado el 02/02/2024
luciérnaga
Fotografía: Museo de Historia Natural de Concepción
Las luciérnagas presentes en el gran Concepción son posibles de avistar solo durante cerca de tres semanas, entre enero y febrero, justo después que el sol se ha escondido, una hora cada día, aproximadamente.

Con el fin de conocer más de esta especie y promover el cuidado de su hábitat, es que la Facultad de Ciencias de la UCSC y el Museo, realizaron un ciclo durante enero que incluyó charlas y una visita a terreno en la que fue posible presenciar la aparición de luciérnagas.

Contenido científico a cargo de Juan Miguel Cancino Cancino, Profesor Emérito de la Universidad Católica de la Santísima Concepción. Premio Municipal de Ciencias de la Ilustre Municipalidad de Concepción, 2021.

 

La palabra luciérnagas nos lleva a lugares de ensueño. Sin embargo, para ver este espectáculo de destellos no es necesario viajar a países lejanos, pues acontece cada verano en el Gran Concepción.

Si hablamos con personas mayores, nos dirán que ya no se ven las luciérnagas que veían en su infancia. Eso es cierto, pues hemos relegado el bosque nativo a lugares cada vez más alejados de los centros urbanos, y con ello, hemos privado de este maravillo espectáculo a las nuevas generaciones.

Sin embargo, todavía podemos encontrar algunos puntos dentro del Gran Concepción que aun cuentan con bosque nativo, hábitat natural de las luciérnagas, por lo que sí este 2024 fue posible avistar a esta increíble y maravillosa especie.  

 

La especie local

Poco después de la puesta de sol, los destellos que nos han sorprendido pertenecen a insectos de la familia Elateridae, conocidos comúnmente como saltapericos o hacheros.

Las luciérnagas presentes en el gran Concepción han sido identificadas como Phanophorus perpicax, una especie que vive exclusivamente en Chile. Estos insectos miden entre 1 y 1,5 cm de largo. Por observaciones recientes se puede inferir que su rango de distribución está restringido entre Curicó y Valdivia.

Las hembras son un poco más grandes que los machos, ellas realizan vuelos cortos y permanecen posadas sobre el suelo y la hojarasca, desde ahí emiten sus destellos de luz para atraer a los machos.

Los machos son voladores activos e iluminan un área circular, volando a poca altura del suelo. Al paso de esta luz responden las hembras con sus destellos y los machos, si detectan esas señales, aterrizan, produciéndose el apareamiento.

Cabe señalar que también existen muchas dudas sobre las luciérnagas, pues no existen estudios acabados sobre ellas. Por ejemplo, no se sabe con certeza cuánto viven o si se aparean más de una vez en su vida. Tampoco, cuánto tiempo dura el estado larvario o cuál es la dieta de la especie en su estado adulto.

 

Momento de los destellos 

Esta danza de luces se despliega aproximadamente tres semanas entre enero y febrero, justo después que el sol se ha escondido y el encuentro luminoso se extiende a los más una hora cada día.

Este 2024 las primeras apariciones se registraron el lunes 8 de enero y hasta el 30 de enero todavía se podían observar luciérnagas en mucho menor volumen, en algunos puntos que cuentan con bosque nativo en el Gran Concepción.

 

Recomendaciones

Cabe destacar que resulta relevante enfatizar la invitación a cuidar el bosque nativo, especialmente a cuidar la cobertura vegetal, ya sea la hojarasca y la tierra vegetal, donde ocurre la ovipostura y el desarrollo de las fases del ciclo de vida que aún desconocemos: huevos, larvas, pupas.

Dada la estrategia utilizada por esta especie para concretar el apareamiento, que se basa en la luz, es recomendable evitar la contaminación lumínica, es decir, durante la época estival el llamado es a no instalar faroles ni fuentes de luz en los espacios en los que podrían aparecer luciérnagas.

 

Registros a nivel nacional

Existe una plataforma que actualmente está albergando los registros que distintas personas han realizado de la aparición de esta especie, y que se denomina INaturalist Chile (https://inaturalist.mma.gob.cl) que en el caso local, depende del Ministerio del Medio Ambiente.

Esta plataforma permite que cualquier persona que realice una observación pueda subir la imagen, la información y la georeferencia de dicha observación, lo que se traduce en un trabajo colectivo de registro, lo que facilitaría el ir incrementando la información que tenemos de la especie y así propender a la protección de su hábitat.

 

Ciclo de Luciérnagas

Con el fin de poder profundizar los conocimientos en torno a esta especie y promover el cuidado de su hábitat, es que la Facultad de Ciencias de la Universidad Católica de la Santísima Concepción y el Museo de Historia Natural de Concepción realizaron un ciclo durante enero de este 2024 denominado “Destellos al atardecer: luciérnagas en el gran Concepción”.

El ciclo incluyó dos charlas y una visita a terreno. La primera charla denominada "Organismos luminiscentes. Destellos de la vida en el mar", fue dictada por Ricardo D. Otaíza, Licenciado en Ciencias Biológicas (P. Univ. Católica de Chile), Ph.D. en Ciencias (Univ. de Sydney, Australia). Es profesor Asociado, Departamento de Ecología, Facultad de Ciencias, Univ. Católica de la Santísima Concepción.

La segunda se denominó “Noche de luciérnagas: ¿que sabemos de la especie presente en el Gran Concepción?” y estuvo a cargo de Juan Miguel Cancino Cancino, Profesor Emérito de la Universidad Católica de la Santísima Concepción. Premio Municipal de Ciencias de la Ilustre Municipalidad de Concepción, 2021. Especializado en ecofisiólogía y biología de la reproducción de organismos marinos. Académico de la Facultad de Ciencias de la Universidad Católica de la Santísima Concepción desde 1992. Ex profesor de la Pontificia Universidad Católica de Chile (1983-1992) y de la Universidad de Chile (1985-1992).

Finalmente, con la colaboración del equipo del Parque Metropolitano Cerro Caracol, se organizó una visita a terreno en la que quienes asistieron, pudieron ver cómo unas tenues luces comenzaron a aparecer en el cerro, justo cuando comenzó a desaparecer la última luz del día, a las 21:50 horas.

Mientras el grupo se maravillaba, los especialistas pudieron compartir y guiar en el mismo lugar la observación.  

Agradecemos a quienes participaron y les esperamos el 2025 cuando nos encontremos en la segunda versión de este ciclo.

 

 

Galería

Salida a terreno. Fotografía: Facultad de Ciencias UCSC

Salida a terreno. Fotografía: Facultad de Ciencias UCSC

Salida a terreno. Fotografía: Facultad de Ciencias UCSC

Salida a terreno. Fotografía: Facultad de Ciencias UCSC

Salida a terreno. Fotografía: Facultad de Ciencias UCSC

Salida a terreno. Fotografía: Facultad de Ciencias UCSC

Salida a terreno. Fotografía: Facultad de Ciencias UCSC

Salida a terreno. Fotografía: Facultad de Ciencias UCSC

Salida a terreno. Fotografía: Facultad de Ciencias UCSC

Salida a terreno. Fotografía: Facultad de Ciencias UCSC

Salida a terreno. Fotografía: Facultad de Ciencias UCSC

Salida a terreno. Fotografía: Facultad de Ciencias UCSC

Salida a terreno. Fotografía: Facultad de Ciencias UCSC

Salida a terreno. Fotografía: Facultad de Ciencias UCSC

Salida a terreno. Fotografía: Facultad de Ciencias UCSC

Salida a terreno. Fotografía: Facultad de Ciencias UCSC

Salida a terreno. Fotografía: Facultad de Ciencias UCSC

Salida a terreno. Fotografía: Facultad de Ciencias UCSC

Salida a terreno. Fotografía: Facultad de Ciencias UCSC

Salida a terreno. Fotografía: Facultad de Ciencias UCSC

Salida a terreno. Fotografía: Museo de Historia Natural de Concepción

Salida a terreno. Fotografía: Museo de Historia Natural de Concepción

Salida a terreno. Fotografía: Museo de Historia Natural de Concepción

Salida a terreno. Fotografía: Museo de Historia Natural de Concepción

Salida a terreno. Fotografía: Museo de Historia Natural de Concepción

Salida a terreno. Fotografía: Museo de Historia Natural de Concepción

Salida a terreno. Fotografía: Museo de Historia Natural de Concepción

Salida a terreno. Fotografía: Museo de Historia Natural de Concepción